100% transparentes

Cualquier persona puede leer el debate

Privacidad

Perfiles accesibles solo para miembros del foro

Inscripción en 48 horas

Para que te podamos asignar un usuario y contraseña debes rellenar dos formularios, un proceso que puede durar un día o dos: 24 horas después de rellanar el formulario de ->afiliación<- podrás rellenar el de ->militante<- Unas horas después, te daremos acceso enviándote un email.

Moderador

La escritura y publicación en los foros está moderada de modo que se garantizan argumentaciones desarrolladas y educadas.

Orientación al Consenso

Los temas incorporan en su inicio "un relato de consenso" resumiendo el estado actualizado del debate. Las discusiones entre dos miembros se moderan en privado.

¿Necesitas ayuda?

Escribe un mail a a.galera (arroba) porunmundomasjusto.es

Escuela Pública, Co...
 
Avisos
Vaciar todo

Escuela Pública, Concertada y Privada  

Página 1 / 2
 
AlvaroGA
(@alvarogaleraarias)
Moderator

Vamos a empezar nuestro proceso de reflexión con el tema más demandado por la afiliación: LA EDUCACIÓN. 

Nuestro enfoque partirá del artículo 26 de la Declaración Universal de los DDHH, que dice así: 

  1. Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos
  2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz
  3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

 

En este tema, queremos saber vuestras opiniones acerca de la coexistencia actual de la escuela pública, concertada y privada:

  • Como Partido, ¿cómo crees que debemos posicionarnos ante la coexistencia en España de las tres escuelas: la pública, la concertada y la privada?
  • ¿Te parece la propuesta actual la más justa para el conjunto de la ciudadanía española? ¿Por qué?
Citar
Respondido : 06/03/2020 10:52
JordiGQ
(@jordigarciaquintanilla)

Por empezar y romper el hielo:

 

Estoy de acuerdo con la coexistencia de la educación pública, concertada y privada. De hecho, creo que hay que velar por tener una buena educación pública y con recursos suficientes, del mismo modo que es completamente necesario que exista una sanidad pública que sea cada vez mejor para los ciudadanos.

Ello, sin embargo, no debería impedir que existan otros modelos alternativos. Creo que es bueno que exista una buena educación pública, pero no sería positivo que fuera la única, como no lo sería que hubiera un único partido o un único sindicato. Creo que la libertad solo puede existir si hay diversidad de elección. Así, del mismo modo que creo que es bueno que haya viviendas de protección oficial para garantizar el derecho de todos a una vivienda digna, creo que no es menos bueno que los ciudadanos puedan elegir si quieren vivir en un piso, en un pareado, en el centro de la ciudad, en un pueblo o en el campo... cada uno de acuerdo a sus necesidades, sus posibilidades y sus circunstancias o preferencias. Esto, que me parece evidente en un derecho fundamental como es el derecho a la vivienda, no entiendo porqué se niega en otro derecho fundamental como es la educación.

La clave, desde mi punto de vista, está en que el debate que se suscita en torno a la educación parte de una cuestión ideológica. Todos sabemos que la educación no es únicamente cuestión de contenidos, sino también (y sobre todo) de valores y modelos de persona (por eso todos quieren controlarla). Ninguna educación es "aséptica". Toda educación tiene un ideario detrás (también la pública) Y creo, por tanto, que es bueno que coexistan distintos idearios en la oferta educativa para una sociedad. Creo que dar cabida a la diversidad - como algo enriquecedor - debe estar en el ADN del partido M+J. Pretender un modelo único llevaría a educar en un pensamiento único que, estoy convencido, no sería bueno. Otro tema es que el modelo actual sea muy mejorable...

Por último, querría apuntar un tema que es también importante (de justicia desde mi punto de vista), y es el hecho de que el profesorado de la concertada trabaja más horas que el de la pública (25 horas lectivas frente a 18 horas) y cobra menos. Y otro dato objetivo, que el coste de la plaza escolar de los alumnos de la concertada es prácticamente la mitad del de la pública (según fuentes del ministerio). Entiendo que todos los ciudadanos pagan sus impuestos y sería justo equiparar las condiciones de unos y otros sin tener que caer en las polémicas "aportaciones" de los padres y madres para sostener a muchos centros que, por experiencia, sé que son insostenibles sin esas aportaciones.

Tal vez lo interesante es plantearse si la plasmación del modelo educativo que tenemos es la mejor posible o deberíamos mirar a otros modelos como el cheque escolar, pero eso lo dejo para más adelante, si se tercia...

Un saludo a todos/as!

Jordi.

ResponderCitar
Respondido : 11/03/2020 15:17
JorgeSP
(@jorge-serrano)

Muchísimas gracias Jordi por tu comentario. 

Estoy muy de acuerdo contigo.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es muy clara en su artículo 26.3: "Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.". Es curioso que esto se haya acordado a nivel mundial desde 1948. Algo gordo debe haber detrás de esto que se protege tanto.

Esto ya obliga a la existencia de educación concertada o privada o, al menos, a que la educación pública no sea "monolítica" sino que haya una educación pública diversa que garantice cumplir con este derecho humano básico, en el que los padres eligen el tipo de educación que quieren para sus hijos/as.

Ahora bien, ¿es posible una educación pública diversa, dejando todo a iniciativa del Estado? Parece que la legislación internacional de nuevo se opone a ello. El importantísimo Pacto Internacional de los Derechos, Económicos, Sociales y Culturales aprobado en Naciones Unidas en 1966, firmado por todos los países del mundo salvo Botswana, Arabia Saudi, Sudán del Sur y Malasia, establece en su artículo 13.3: "Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de escoger para sus hijos o pupilos escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas, siempre que aquéllas satisfagan las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza, y de hacer que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa o moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones."

De este artículo deducimos dos cosas: Por un lado la obligación por parte de los estados de permitir educación formal que no sea ejecutada por la Administración y por otro vemos que cuando la Declaración Universal habla "del tipo de educación que quieren para sus hijos" incluye la educación religiosa o moral como un componente muy importante dentro de la educación formal regulada.

Es claro, por tanto, que gran parte del debate queda zanjado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y por la legislación internacional. 

En mi opinión, el resto es de sentido común. Si el Estado tiene la obligación de proveer educación universal, de calidad y gratuita (artículo 26.1) y estamos viendo que también tiene la obligación de garantizar el derecho de los padres a elegir escuelas diferentes de las escuelas públicas y a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, es claro que el estado debe habilitar la manera de establecer conciertos con las iniciativas privadas de forma que pueda garantizarse esa educación universal, de calidad, GRATUITA y DIVERSA.

Lo que nos lleva a la Educación Concertada, que no es otra cosa que conciertos entre el estado e iniciativas privadas, mediante los cuales la iniciativa privada provee de la educación y el estado regula y financia. 

Ahora bien, financiar estos centros concertados con un importe menor que lo que se paga por una plaza pública es una clara discriminación que va en contra de unos colegios y a favor de otros, lo cual es, a mi juicio, un claro incumplimiento de la propia legislación internacional.

Mi conclusión es por tanto similar a la de Jordi, la insuficiente financiación de los colegios concertados no se sostiene desde un punto de vista legal o de derechos y, al mismo tiempo, es el origen de otras injusticias: No solo provoca desigualdad en los salarios entre profesores de pública y concertada (salario mucho mayor en el primer caso) sino que provoca algo aún más grave, que es la necesidad de los colegios concertados de complementar la financiación con cuotas complementarias que pagan los padres, lo cual deriva en segregación en dichos colegios, ya que solo la clase media puede permitirse esas cuotas adicionales. Una financiación completa de los colegios concertados evitaría la necesidad de dichas cuotas, evitaría la desigualdad salarial de los profesores y evitaría la segregación que se está dando en algunos de ellos, convertidos en colegios de clase media/alta. Esto es inconcebible. Es imprescindible que los colegios concertados asuman el mismo porcentaje de personas migrantes y de colectivos desfavorecidos que los colegios públicos. En estos momentos los colegios públicos están absorbiendo un porcentaje muchísimo más alto. La causa última de este desequilibrio está en la débil financiación pública de la educación concertada. 

Muchísimo ánimo a todos/as y un abrazo grande¡¡¡¡

Jorge Serrano Paradinas

 

 

 

ResponderCitar
Respondido : 18/03/2020 17:37
PedroCA
(@pedroalfonsocabelloalbendea)

Me han parecido muy interesantes los comentarios de Jordi y Jorge.

Desde mi punto de vista el cómo ve cada uno el Estado es importante como punto de partida para éste y otros temas. El hecho de concebir al Estado como un ente aislado, neutro, insustancial... nos hace que busquemos un equilibrio irreal en la Educación. Si planteamos que el Estado no es otra cosa que un conjunto de personas y que será tan religioso o tan ateo, tan conservador o tan reformista como las personas que lo conforman independientemente del color del gobierno, la visión que tengamos de lo que de ahí se deriva es completamente diferente. Hay muchos estilos de Educación en el mundo: finlandesa, educación libre de enseñanza, método Waldorf, enseñanza mixta o separada por sexos, tradicional, religiosa, atea...y seguramente a cada uno de nuestros hijos les valdría una diferente. Vemos cómo hay unos colegios con más aceptación que otros y por lo tanto serán esos los que habría que potenciar como expresión de las necesidades de cada familia. 

Es evidente que el coste asociado a que todo alumno pueda escoger el tipo de Educación en función de sus necesidades costeado por el Estado se elevaría, no hay duda. No por el hecho de elegir sino porque más gente optaría por una Educación pública. Por eso entiendo que podríamos continuar con el sistema público-concertado-privado como hasta ahora por un sentido práctico y no aumentar los costes aunque no crea que sea justo en sí. 

Para finalizar me gustaría resaltar que los costes en profesorado sí deberían aumentar a la vez que se deberían aumentar los requisitos para acceder a una plaza de enseñanza. Debería ser una de las carreras y oposiciones más duras y a su vez mejor pagadas y no necesariamente en las últimas etapas de la docencia. Desde el principio la formación debe ser una prioridad. 

Un abrazo a todos

Pedro Cabello

ResponderCitar
Respondido : 22/03/2020 20:29
AngelMS
(@angelmanzanosanchez)

Hola a todos y gracias por participar en el debate.

Estoy muy de acuerdo con lo que habéis aportado. Voy a intentar dar mi punto de vista personal como padre de tres niños que han estudiado en un colegio concertado religioso y como miembro de la AMPA del mismo y de la Junta Directiva de CONCAPA en Extremadura, una comunidad autónoma con poca simpatía hacia los colegios concertados.

Parto de la misma opinión que Jorge y Jordi, y creo que también de Pedro, que es necesario mantener la coexistencia de la enseñanza pública y concertada, siendo el modelo actual un buen modelo, necesitado de mejoras sobre todo en la financiación de los colegios concertados.

En la creación de la ley de Educación de Extremadura, luchamos porque se incluyera en todos los artículos la expresión "centros sostenidos con fondos públicos" para incluir tanto a la escuela pública como concertada y no mantener la constante distinción. No se incluyo en todos los artículos pero sí en la mayoría. Me parece una aportación importante porque en realidad a los centros públicos y los concertados se les exigen exactamente las mismas obligaciones legales respecto a la escolarización y al desarrollo en sí del proyecto educativo. En este punto, no estoy de acuerdo respecto a la apreciación final de Jorge en su comentario sobre la necesidad de que se iguale la presencia de alumnos inmigrantes en los centros públicos y concertados porque parece que se produce porque los propios centros eli.gen a sus alumnos o los propios padres eligen libremente el centro y eso no es así. Los centros concertados no pueden elegir a su alumnado, ni los padres muchas veces pueden elegir llevar a sus hijos al centro que quieren. La forma de acceder a un centro está regulado por las normas autonómicas y, al menos en Extremadura, se rigen por el criterio de la zonificación, lo esencial para solicitar un centro es que se encuentre en la zona en la que vivan o trabajen los padres. Por lo tanto, el tipo de alumnos de los centros concertados dependerá de los niños que vivan en la zona en la que esos centros se encuentren.

Creo que esta forma de admisión es la más justa y nos conecta con los comentarios que ya se han hecho sobre la necesidad de que al financiación de los colegios concertados sea igual a la de los públicos. Cualquier ciudadano que viva en una zona en la que haya un centro concertado será obligado a escolarizar a sus hijos en ese centro y por lo tanto, si no tiene otra opción (mientras haya plazas en ese centro) tiene el derecho a exigir que las instalaciones y los recursos del colegio de sus hijos sea el mismo que si fuera un centro público. También tendría el derecho a exigir que los maestros y profesores de sus hijos sean remunerados de la misma manera que los de los colegios públicos por hacer la misma función. 

Existe otra discriminación hacia los colegios concertados que incide directamente en los alumnos de colectivos desfavorecidos y es la ausencia de personal de atención a alumnos con necesidades educativas especiales (psicólogos, educadores sociales,...). Los conciertos no dotan de ese personal a los colegios concertados por lo que los padres con hijos con ese tipo de necesidad, que no se pueda costear esa atención de manera privada, en muchos casos tiene que renunciar a mantener a sus hijos en los colegios concertados y en Extremadura, directamente la autoridad educativa les dirige a que matriculen a sus hijos en centros públicos si quieren ser atendidos. A esto se añade que la falta de esos profesionales hace que sea más difícil diagnosticar a esos alumnos con esas necesidades en los centros concertados y por eso las estadísticas están falseadas en lo que respecta a la proporción de esos alumnos en los concertados.

En cuanto al contenido o tipo de educación me remito a la excelente exposición de Jorge sobre los derechos de las familias recogidos en los tratados internacionales. Tan solo creo que no debemos confundir ese derecho con mantener colegios que vayan en contra de "las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza". En este punto hay que aceptar que los contenidos evaluables por todos los colegios sean los que establezcan las autoridades educativas y estas deben recoger todas las convicciones y creencias de sus ciudadanos. En mi opinión en este punto es más importante que se proteja el ideario de cada centro y su propia visión o valores (dentro de los generalmente aceptados) que la existencia en sí de una determinada asignatura como evaluable. Es decir, desde mi punto de vista, prefiero que existan centros con un ideario cristiano, que ofrezcan una visión cristiana global en la forma de educar y transmitir conocimientos que la propia existencia de la asignatura de religión cristiana (dada casi como catequesis) entre las impartidas como evaluables.

Recordar también por último que dentro de los colegios concertados hay un gran porcentaje (al menos en Extremadura) de cooperativas de enseñanza por lo que la posible supresión o la deficitaria financiación de la educación concertada afecta igualmente a ese tipo de centros, incluso más, al no estar respaldados por una institución superior como en el caso de las instituciones religiosas.

En definitiva, creo esencial que se explique bien en qué consiste la escuela concertada, cuánto cuesta un puesto de la concertada, cuánto cobran los profesores de la concertada, cómo se accede a la concertada y luchar porque se mejore su financiación, los salarios de sus profesores y los recurso de todo tipo de estos centros.

Un saludo a todos y animaros a participar y a discrepar.

Ángel Manzano Sánchez.

 

 

ResponderCitar
Respondido : 25/03/2020 19:25
JoaquinFranciscoCE
(@joaquinfranciscocastilloeslava)

Buenas

 

En mi opinión sólo debe de existir dos tipos de educaciones: privada y pública. Asimismo, la concertada no tiene ningún sentido y mucho menos que esté subvencionada con fondos público. Además, que las instituciones pública sufraguen el salario de los profesores y éstos mismo no tienen el derecho de elegir el personal, ya es cuando mucho menos tiene sentido la concertada; me parece poco serio en un país que quiere aspirar a ser "desarrollado".

Por tanto, cualquier persona que quiera una educación alternativa a la pública pues que la pague. SIMPLE

 

ResponderCitar
Respondido : 31/03/2020 10:23
PedroCA
(@pedroalfonsocabelloalbendea)

Buenas de nuevo

Joaquín, me alegro que hayas escrito porque eres una voz discordante y eso es bueno para el desarrollo del partido. Yo estaría completamente de acuerdo contigo si, como he dicho anteriormente, la educación pública tuviera en cuenta todas las posibilidades educativas que existen y que fueran demandadas por las personas que conforman el Estado. Ahora es al revés, el Estado dicta no solo las asignaturas y mínimos (que me parece correcto) sino cómo, de qué manera se ha de enseñar, y de eso hay muchos tipos y cada uno ha de escoger el que más le convenga. 

Por otra parte el que desapareciera la educación concertada sería muy gravoso para la economía. Pongamos que la mitad de los alumnos de la concertada se fueran a la privada y la otra mitad a la pública. Habría que construir muchos colegios y mantenerlos. Sería difícil económicamente y desde un punto de vista de infraestructuras llegar a eso. 

Saludos 

ResponderCitar
Respondido : 31/03/2020 17:15
JoaquinFranciscoCE
(@joaquinfranciscocastilloeslava)

No es cuestión de falta de dinero sino de voluntad

 

saludos

ResponderCitar
Respondido : 01/04/2020 18:11
GuillermoSS
(@guillermosanchezdecossuarez)

Hola a tod@s.

Recuerdo el inicio de la educación concertada en España y el rechazo que desde los propios colegios (entonces privados) suscitó la medida allá por el año 85 (me remito a comentarios que recuerdo de los mismos profesores, aunque sinceramente no sé si era una opinión generalizada). El motivo de esta propuesta educativa nueva no era la falta de opciones educativas a las que podían acceder los padres (no recuerdo debates en ese sentido), sino poder abarcar la demanda de escolares de la época (por mi apellido, yo era algunos cursos el número 37, o el 38... de un total de unos 41 o 42 alumnos por clase, dependiendo del año). Evidentemente el descenso de la natalidad ha configurado un panorama muy distinto en ese aspecto. Eso, y la construcción de muchos centros escolares públicos desde aquella época. En realidad, el rechazo venía por el miedo a que el estado se inmiscuyera en el carácter de la propia oferta educativa. Dicho de otra manera, que era un intento de censurar o controlar la educación religiosa.

La opinión de los propios centros (ahora concertados) ha cambiado completamente, haciendo una defensa del mantenimiento de la inversión de fondos públicos para su oferta educativa.

En el fondo, ofertas educativas y opciones de elección aparte, creo que se crea un problema en el momento en el que mezclamos lo público con lo privado, en cualquier campo. Siempre se crean conflictos. Ambos deben coexistir, pero claramente separados. Deben tener obviamente una normativa común general que impida "excesos" ideológicos que, como comentaba Ángel Manzano, se salgan de "las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza". Y esas normas mínimas surgen de las propuestas que cada partido presenta en su programa y que los ciudadanos eligen mediante el voto. La educación soportada económicamente por el estado debe ser laica, ya que debe poder abarcar a cualquier ciudadano sin que choque con sus creencias, sea cuales sean. Y la manera de que esto sea así es siendo laica, sin discriminar ninguna de las creencias que los padres quieran inculcar a sus hijos. Decía Jordi García en su comentario que 'Ninguna educación es "aséptica"'. Tiene razón: a nivel personal, en el aula, cada profesor inevitablemente, y sin necesidad de que haya mala intención en ello, descarga su bagaje ético, moral y, si se tercia, religioso, en sus alumnos. No debe hacerlo con la finalidad de adoctrinar, pero puede que algo de ello cale en sus alumnos. De alguna manera, se puede considerar inevitable. Pero a nivel estatal la educación debe ser "aséptica", sólo incluir aquellos aspectos éticos y morales que se consideren generales e incuestionables. Y nos podemos remitir nuevamente al artículo 26 de la Declaración Universal de los DDHH: 'Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos', entendiendo por mi parte que se da el permiso, no la subvención estatal. Cada padre y madre educará en esos valores éticos, y en su caso religiosos, en su casa. Y si además puede costearse un colegio privado que imparta la educación religiosa que ellos profesan (ya sea católica, protestante, judía, musulmana, budista...), pues mejor.

Que exista una oferta privada con elementos religiosos es bueno. Es interesante también reconocer que muchos padres, durante muchos años han enviado a sus hijos a colegios privados religiosos aun no siendo creyentes. Es una elección para el que pueda permitírselo. Debería ser igual con la sanidad. Quien quiera y pueda se contrata un plan de salud privado y a disfrutar de las excelencias del mismo. Pero la sanidad pública es una prioridad que no debe descuidarse, y menos para justificar la privatización de su gestión. Lo mismo ocurre en realidad con la educación, por ejemplo en Andalucía: el cierre de muchas líneas en la educación pública no viene acompañado por un igual descuido de la concertada. Y ése es el principal problema, a mi manera de ver: que no separar lo privado de lo público acaba dejando lo "justo" o "injusto" de la gestión de la enseñanza en manos del político que en cada caso esté a cargo de la consejería de educación de cada comunidad autónoma.

Con respecto a las injusticias que sufre un profesorado (y el otro) no puedo sino pensar que deben afrontarse desde la responsabilidad de cada gestión, la pública y la privada. No me parece justo hacer una especie de "enfrentamiento" entre ellos.

Seguro que mis razonamientos flaquean en más de un punto. A la espera de vuestros comentarios estoy.

Un abrazo grande y mucha salud.

ResponderCitar
Respondido : 02/04/2020 22:12
GuillermoSS
(@guillermosanchezdecossuarez)

Una última idea, siguiendo vuestros razonamientos en el sentido de que el estado debe subvencionar totalmente el derecho de los padres a optar por una educación para sus hijos según sus creencias: creo que inconscientemente hablamos de educación concertada y pensamos en educación católica (Ángel Manzano también menciona las cooperativas que no ofrecen educación religiosa, en cuyo caso creo que no choca con la educación pública, igualmente laica, y en ese sentido no entrarían en este debate).

La pega me viene al pensar en el resto de creencias religiosas no católicas, de las cuales también hay españoles que podrían reivindicar el mismo derecho. No sé si es factible que en un mismo centro se pueda impartir una educación basada en principios religiosos distintos (una escuela concertada católico-musulmana-judeo-budista...). De no ser así, necesitaríamos ampliar la oferta para todas las creencias, cada una en un centro diferente, cayendo en la segregación por motivos religiosos. Además, a nivel de infraestructuras sería económicamente complicado cumplir con esa oferta equitativa.

También, apurando un poco (o bastante) la cosa, tenemos creencias no religiosas, pero igualmente lícitas: veganismo, ecologismo, astrología, nudismo, cábala, adoradores de satán (¿religiosa?)... Disculpadme por la tontería, pero finalmente llego a la conclusión de que la escuela debe ser lo más inclusiva posible y con menos diferencias en la oferta de cada centro. Eso daría lugar a su vez a que convivan alumnos con diferencias en esos aspectos religiosos, lo que les llevaría a una normalización de esas diferencias. Sería fantástico.

Si el estado, a través de la ideología de cada gobierno, intenta a través de esa oferta pública adoctrinar y no ser objetivo en los planes de estudio, deberían desarrollarse o intensificarse mecanismos independientes que vigilen para evitar ese mal uso.

ResponderCitar
Respondido : 03/04/2020 11:45
PedroCA
(@pedroalfonsocabelloalbendea)

Buenas a todos:
Este mensaje va dirigido sobre todo a Guillermo con el que estoy en desacuerdo en muchas cosas, desde el mayor de los respetos, por supuesto. Y además así creamos un poco de debate. 
Antes de nada quiero poner el punto 2 del artículo 1 de la Constitución.
"La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado."
Desde mi punto de vista estamos vaciando ese Estado, es decir, le estamos dejando sin las personas que lo constituimos y lo estamos rellenando de todo lo que no huela a persona. Es decir, aséptico, sin personalidad, sin sentimientos, sin carácter. ¿Para qué? Para que todas las personas se puedan sentir incluidas, aunque desde mi punto de vista es una falsa idea, porque ninguna persona es aséptica. Además le estamos dando la vuelta a ese artículo de la Constitución; el poder del Estado ya no emana del pueblo sino que el Estado dicta lo que él mismo debe ser. ¿Y cómo? A través del gobierno de turno porque le dimos el poder por cuatro años. Si pensamos que ese poder viene dado únicamente el día de las elecciones empezamos a tener lo que tenemos, cambios continuos en las políticas de todo tipo incluida la educación.
Dices que "La educación soportada económicamente por el estado debe ser laica, ya que debe poder abarcar a cualquier ciudadano sin que choque con sus creencias, sea cuales sean". A mí personalmente no me abarca una educación laica. (Y soy muy crítico con la enseñanza de la asignatura de religión aunque no lo parezca). El laicismo es otra opción distinta a cualquier religión o al ateísmo, pero no es un conjunto que contenga a las demás, en absoluto. Es tan injusto que todos los colegios sean laicos como que todos sean religiosos o ateos.
Y no se puede decir que los que tengamos unas ideas u otras tengamos que irnos a la privada. Todos pagamos nuestros impuestos y a mí no se me ocurre decirle a alguien que si quiere un colegio laico o un colegio con una educación tradicional (tipo la que entiendo que tenemos en España corregida por el buen profesorado: profesor dicta, alumno aprende) se busque un colegio privado.
Hablas de que ninguna educación es aséptica porque cada profesor descarga su bagaje ético. De acuerdo y además es imposible que sea de otra manera, como que un juez siempre tendrá unas ideas que aunque intente controlarlas ahí están. Pero precisamente por eso prefiero saber de antemano que el que va a enseñar las asignaturas a mi hijo tenga una idea de enseñar similar a la mía.
Dices también que el colegio segrega por motivos religiosos. No, la motivación religiosa ya está dentro de cada uno de nosotros. El hecho de ir a un colegio u otro no quita ni pone nada del sentimiento religioso de las personas que ya tienen o pueden abandonar.
Dices: "llego a la conclusión de que la escuela debe ser lo más inclusiva posible" completamente de acuerdo y continúas "y con menos diferencias en la oferta de cada centro." aquí es donde discrepo. No es nada difícil hoy en día saber qué es lo que quiere cada padre para sus hijos. La anterior alcaldesa de Madrid nos dio a elegir qué queríamos para diferentes espacios de la ciudad. No solo quiero hablar de los colegios religiosos. Hay otro apartado en los debates de diferentes modelos. Y hay muchísimos. ¿Por qué nos vamos a quedar con solo un tipo de ellos? ¿hacernos iguales es pensar igual? ¿ Por qué si a alguien le gusta el modelo de la Institución Libre de Enseñanza o de la educación Waldorf de Rudolf Steiner o la que sea no lo va a poder tener? ¿Por qué tenemos que centrarnos en un solo tipo de modelo? hoy es muy fácil hacer estudios de este tipo: encuestas, previsiones, confrontar datos actuales como hace cualquier centro privado para ver si es viable su negocio. Saber lo que quiere la gente y la viabilidad del proyecto es muy fácil, se hace todos los días. Si hay un número de personas en un radio lógico que quieren un colegio centrado en la ecología, porqué no? No es difícil, es más justo, el poder emanaría del pueblo de verdad (hablando de educación), la gente tendría lo que quiere. No sería de un día para otro, pero no está mal ir haciendo las cosas poco a poco. Es cuestión de voluntad.
Por último dices "Si el estado, a través de la ideología de cada gobierno, intenta a través de esa oferta pública adoctrinar y no ser objetivo en los planes de estudio, deberían desarrollarse o intensificarse mecanismos independientes que vigilen para evitar ese mal uso.". Y yo te digo que la mejor manera y más justa es que seamos los padres los que tomemos las riendas decidiendo qué tipo de educación queremos y que no sea el gobierno de turno el que lo decida por nosotros. No hay adoctrinamiento en el sentido despectivo del término si yo quiero la enseñanza de esa doctrina.
De esta manera si que puedo estar de acuerdo con que desaparezca la concertada. De hecho no tendría ningún sentido.
Todo ésto por supuesto con unos mínimos consensuados en curriculum académico y cumpliendo como no puede ser de otra manera con leyes, Constitución y DDHH
Un abrazo sobre todo a Guillermo

ResponderCitar
Respondido : 04/04/2020 14:04
GuillermoSS
(@guillermosanchezdecossuarez)

Hola, Pedro. Encantado de leerte y de debatir.

Voy por partes:

-"Dices también que el colegio segrega por motivos religiosos". Yo no he dicho eso. Decía que en el caso de que existiera un tipo de escuela para cada religión (católica, budista, judía, musulmana...), y que se diera en centros diferentes, sí se daría esa segregación. Creo que es evidente, aunque no es una realidad. Lo que hago es llevar hasta el final la idea que defendéis de que todos los padres puedan tener una opción educativa de acuerdo a sus creencias pagada con dinero público. Todos, no sólo los católicos.

-"¿ Por qué si a alguien le gusta el modelo de la Institución Libre de Enseñanza o de la educación Waldorf de Rudolf Steiner o la que sea no lo va a poder tener?". Claro que sí, e infinitas formas más de entender la educación que, entrando dentro de los límites de la ley, se pueda permitir cada uno, pero no con dinero público.

-"Si hay un número de personas en un radio lógico que quieren un colegio centrado en la ecología, porqué no?". No va por "zonas". No se construye un colegio católico porque en esa zona haya creyentes y lo hayan solicitado. Los colegios (concertados) católicos ya estaban desde hace muchos años, porque históricamente España ha sido un país católico, y esos centros católicos han tenido un peso fundamental en la educación en este país. Los tiempos cambian, y la población ha ido cambiando lógicamente en muchos aspectos, diversificándose, y en materia de creencias también. Sin embargo, al hablar de educación concertada, principalmente estamos hablando de educación católica. No estamos incluyendo otras creencias, porque sería inviable abarcar toda la demanda que haría a la educación concertada, según vuestros argumentos, totalmente equitativa. Si me argumentas que el número de personas de otras religiones es aún pequeño, habría que pensar: ¿A partir de qué número habría que ofertar esa enseñanza concertada? ¿Tienen menos derecho a la educación que desean por ser menos numerosos? ¿Habría que ofertarla en las zonas donde exista un mayor número de personas que profesan esa religión? Me suena todo un poco fuera de lugar, complicado e innecesario. 

-"la mejor manera y más justa es que seamos los padres los que tomemos las riendas decidiendo qué tipo de educación queremos y que no sea el gobierno de turno el que lo decida por nosotros". ¿De dónde sacamos la idea de que las creencias religiosas deben estar impartidas como un derecho en los colegios usando recursos públicos? No leo eso en el artículo 26.3 de la Declaración Universal de los DDHH. No lo especifica. A partir de ahí, simplemente tenemos opiniones diferentes. No sé si se puede argumentar más, tanto a favor como en contra. Cada uno tiene su criterio de lo que es correcto. Por eso cada partido hace su oferta y la gente vota la propuesta que más le convence.

-"estamos vaciando ese Estado, es decir, le estamos dejando sin las personas que lo constituimos y lo estamos rellenando de todo lo que no huela a persona. Es decir, aséptico, sin personalidad, sin sentimientos, sin carácter. ¿Para qué? Para que todas las personas se puedan sentir incluidas, aunque desde mi punto de vista es una falsa idea, porque ninguna persona es aséptica." Aséptico es bueno en el momento en el que no se diferencie a nadie, que las diferencias que tanto nos enriquecen no afecten a derechos y obligaciones, ni al modo en que se hace uso de los recursos. 

Aséptico es malo en el sentido de que se quiera uniformar a la sociedad con el fin de manipular y recortar su libertad. Pero no sé qué tiene de manipulador una educación laica que incide en valores éticos como la solidaridad, la inclusión (propias también de la educación católica y otras creencias) y la normalización de las diferencias, por ejemplo en materia sexual, que precisamente no sé si es aún (todo llegará, espero) aceptada por determinadas creencias (no sólo la católica). Cada religión tiene sus normas, sus preceptos... Y nos guste o no, su concepto de lo que es correcto, ético y moralmente aceptable, no siempre va a coincidir con lo que la sociedad piensa. Claro que la educación sufragada con fondos públicos debe ser aséptica. ¿Quién marca el límite? ¿O debería el estado limitar, censurar o corregir la educación que impartan las distintas religiones que se beneficien de fondos públicos? Creo que no tiene sentido. Lo lógico es que lo ofrezcan de una manera privada y gocen de libertad, dentro del marco de la ley.

-"el poder del Estado ya no emana del pueblo sino que el Estado dicta lo que él mismo debe ser. ¿Y cómo? A través del gobierno de turno porque le dimos el poder por cuatro años." Existen mecanismos para confrontar los aspectos que nos parezcan injustos del gobierno de turno, desde el mismo parlamento con la oposición. Que ese gobierno de turno nos dicte lo que debemos ser, no sé si estoy de acuerdo, quizás es que no entiendo exactamente a lo que te refieres.

Y en relación con esto último, quizás te refieres a esta otra frase:

-"A mí personalmente no me abarca una educación laica." Laica, en el sentido de neutra en materia de creencias religiosas, me parece que es la mejor opción. ¿Qué tipo de educación podría abarcar completamente a todos y cada uno de los ciudadanos? Probablemente ninguna. Por diversidad, que es riqueza, entiendo que debemos buscar en los aspectos generales un punto medio en el que entremos todos, en aquellos aspectos en que todos coincidamos. Las diferencias, que son estupendas, no deben marcar las pautas del funcionamiento de algo que es común, como la educación sufragada con fondos públicos, sino ser respetadas y desarrolladas a nivel personal, en el ámbito de la familia o, en este caso, en la escuela privada, siempre cumpliendo con la normativa. Sé que me estoy repitiendo...

Un abrazo grande.

 

ResponderCitar
Respondido : 04/04/2020 20:41
JordiGQ
(@jordigarciaquintanilla)

Por añadir algún matiz al debate:

- Gran parte del debate de fondo parece que se centra en educación religiosa / laica, cuando no tiene porqué ser así. De hecho, yo entiendo que debe haber una clara distinción entre lo que es una clase de religión y una catequesis.  De hecho, yo he sido profesor de religión con alumnos musulmanes en mi aula, que precisamente eran los más interesados en conocer la religión cristiana, frente a otros que, simplemente pasaban. Eso sí, personalmente pienso que las clases de religión no deben ser para hacer proselitismo, pero no podemos negar que gran parte de la herencia cultural de la Europa que conocemos tiene unas hondas raices cristiansas que es bueno conocer y entender, para entender mejor el mundo en el que vivimos.

- Por otro lado, creo que sí que está de fondo, en el debate, los distintos valores que impregnan un sistema educativo. Y aunque muchas veces usemos las mismas palabras, el significado puede ser muy distinto. Podemos hablar de "Justicia" (incluso en el partido) y unos pueden entender que justicia es "ojo por ojo y diente por diente" (quien la hace que la pague). Otros pueden entender que es "dar a cada uno lo que se merece o lo que se ha ganado", y unos terceros, por ejemplo, pueden entender que justicia es "dar a cada uno lo que necesita". Las diferencias son importantes. Yo personalmente lo entiendo desde el último punto de vista desde un enfoque religioso, pero creo que este enfoque no es exclusivo del cristianismo. Si me gustaría, en cualquier caso, poderlo escoger. El enfoque de fondo, por tanto, en este y otros valores es importante, y por ello entiendo que es fundamental que los padres decidan cuál es el enfoque que quieren para educar a sus hijos, por encima de que haya o no haya asignatura de religión.

Creo que no es bueno dejar que sea el Estado quien decida exclusivamente que enfoque y valores debe tener la educación. Quienes defienden que esto sea así. ¿Seguiríais estando de acuerdo si fuera Vox quien gobernase y quien decidiera cuáles son los valores de la educación pública? ¿veríais justo tener que pagar por una educación alternativa a unos valores con los que no estáis de acuerdo?

En definitiva, mi pregunta es : ¿Cualquier educación que sea alternativa a lo que propone el gobierno de turno, debe ser pagada de manera privada? Y no me refiero solo a la cuestión religiosa, sino también a otros modelos que habéis citado, como la Institución Libre de Enseñanza o el modelo Waldorf, los colegios nativos, ecologistas...etc ¿Significa eso que solo pueden elegir el modelo que prefieren para sus hijos quienes tienen un cierto umbral adquisitivo? (...como hacen muchos de nuestros gobernantes que llevan a susu hijos a colegios privados y de puertas afuera defienden la pública).

¿No sería una clara discriminación por motivos económicos, limitar el derecho a la elegir la educación para tus hijos, si solo puedes hacerlo cuando tienes dinero para pagar una alternativa a lo que ofrece el Estado? ¿Es eso lo que debe defender nuestro partido? ¿No sería mas justo implementar un modelo -cheque escolar, por ejemplo- que permita que los niños de familias sin recursos puedan acceder a colegios nativos, ecologistas, o con ideario religioso, si así lo estiman oportuno? Perpetuar la segregación público-privado (para quien lo pueda pagar) desde mi punto de vista no es lo mejor ni lo más justo, ni lo que debe defender el partido.

ResponderCitar
Respondido : 05/04/2020 12:28
GuillermoSS
(@guillermosanchezdecossuarez)

Interesante el comentario sobre los políticos que defienden lo público y después llevan a su familia a escuelas y hospitales privados. Yo entiendo que los servicios públicos deben ser lo más eficientes posible. Si alguien tiene poder adquisitivo para utilizar un servicio privado estará liberando al servicio público. No me parece tan terrible, aunque sé que es una crítica recurrente.

Si gobernase Vox habría muchísimas cosas con las que estaría en desacuerdo, no sólo en los planes de estudio. De hecho en Andalucía, como decía anteriormente (PP-Ciudadanos-Vox), se están desmantelando muchas líneas de la educación pública y se está dando preferencia a la concertada. Si son partidos legítimos, amparados por la Constitución, hay que apechugar con lo que dicten, y hacer política, una buena oposición, para intentar convencer a los ciudadanos de que voten otras alternativas políticas. Es lo que tiene vivir en democracia, aun con muchos aspectos que deberían mejorarse.

Cuánto se ha criticado, por ejemplo, que en gobiernos de izquierdas se incluya la palabra sexualidad con determinada asiduidad en los libros de texto. Un gobierno elegido democráticamente considera que es necesario que se hable de ello. Yo también. De hecho, es necesario para evitar determinadas transmisiones de enfermedades, embarazos no deseados... Gente que critica este tipo de educación está en contra de la legalización del aborto (espero que se aborde este tema en otro debate, es importante). Y aunque me parece contradictorio, estas personas tienen derecho a votar a otra alternativa política según su conciencia. No creo que debamos cambiar eso.

"Gran parte del debate de fondo parece que se centra en educación religiosa / laica", como comenta Jordi, porque el porcentaje de educación concertada a cargo de colegios católicos es enorme. Si lo ampliamos a otras ideas que puedan pedir los padres para sus hijos, creo que se hace más evidente la imposibilidad práctica de ofrecer una educación para todas y cada una de esas ideas que los padres reclamen. De ahí que la oferta pagada con dinero público sea debatida en el congreso y votada por los ciudadanos cada cuatro años, según las propuestas de cada partido. Creo que es la mejor solución dentro de las posibilidades.

 

ResponderCitar
Respondido : 05/04/2020 15:44
PedroCA
(@pedroalfonsocabelloalbendea)

Yo quería enfatizar solamente dos puntos para no aburrir. 

La enseñanza laica y tradicional que tenemos en la enseñanza pública NO aglutina a todo el mundo. Te puedo aceptar Guillermo, que no hiere sentimientos, pero no es la educación que muchos quieren para sus hijos y no solo por la religión.

Como dije antes, hoy en día es muy fácil saber lo que quiere la gente y dar a cada uno lo que quiere dentro de una lógica. Eso lo hacen las empresas privadas, incluyendo a los colegios todos los días. Las grandes empresas no abren un negocio sin hacer un estudio de mercado. Aquí lo mismo. Se pueden modificar colegios ad hoc cuando haya una cantidad razonable de alumnos. Si hay suficientes alumnos musulmanes para abrir un colegio por supuesto que habría que hacerlo, si hay diez budistas pues no. No es caro, es factible, cada uno tiene lo que quiere y no estamos pendientes del gobierno de turno. Y se fomenta la igualdad, no entendida como los regímenes dictatoriales de todos lo mismo, sino como la posibilidad de tener cada uno lo que quiere y siempre remarco, dentro de una lógica. 

Una educación laica no es mala en sí. Es mala en un país si es la única opción que se puede pagar con el dinero de todos. No acabo de entender la negación a todas la opciones posibles. No se trata como dices en tener una opción que abarque a todos. Es cuestión de tener muchas opciones que abarquen a todos. 

Oigo a mucha gente argumentar que no se pueden pagar con dinero público ciertos tipos de educación (hablo de religión o cualquier proyecto pedagógico). ¿Y eso porqué? ¿Soy yo y otros millones como yo menos que los demás? Nada nos impide abrir la educación a más proyectos educativos.

Creo que la educación pública debe ser más heterogénea porque se debe y se puede.

Abrazos a todos

ResponderCitar
Respondido : 05/04/2020 22:41
Página 1 / 2